HERA

Hera, hija de Crono y Rea, hermana de Zeus. Fue cortejada por este, quien al ser rechazado se transformó en un buho que motivó la ternura de Hera. Cuando ella lo calentaba entre sus pechos, Zeus retomó su forma y la violó. Ella se vio obligada a casarse con él por vergüenza. No siempre se llevaban bien, por las infidelidades de Zeus. A pesar de que ella lo aconsejaba y era confidente de muchos secretos, él era capaz de azotarla y descargar el rayo contra ella. En la Iliada encontramos la referencia a una ocasión en que hartos del orgullo y petulancia de Zeus, los dioses, instigados principalmente por Hera, lo ataron de pies y manos con correas de cuero, haciendo cien nudos para que no pudiera moverse. Mientras discutían quien sería el sucesor, la nereida Tetis, futura madre de Aquiles, temiendo una guerra civil, fue en busca del gigante de cien manos Briaero, quien desató las correas usando todas sus manos al mismo tiempo. Zeus castigó a Hera por ser la líder de la conspiración colgándola del cielo con brazaletes de oro en cada muñeca y un yunque atado a cada tobillo. La liberó cuando todos juraron nunca más rebelarse contra él. Castigó también a Apolo y a Poseidón. Perdonó a los demás dioses por haber sido presionados por estos tres. También en la Iliada (Canto XIV) se hace referencia a cómo Hera conseguía engañar a Zeus por medio de la seducción. Cuando los troyanos, apoyados por Zeus -quien estaba cumpliendo la promesa hecha a Tetis- están ganando la batalla, ella le pide a Afrodita el ceñidor de colores que esta guardaba en su seno y que era el secreto de su encanto, y le dice al dios Sueño que duerma a Zeus cuando estuviera soñoliento y cansado luego de disfrutar el amor con ella, ofreciéndole a cambio como esposa a la más joven de las Gracias: Pasitea. Con ayuda de la banda Zeus cayó rendido a los encantos de Hera y luego el Sueño durmió profundamente al dios de dioses. Así dormido, Zeus no pudo evitar que Poseidón animara a los aqueos a volver. Hasta los reyes heridos Diomedes, Odiseo y Agamenón retomaron las armas. Ayax logró herir gravemente a Héctor lanzándole una roca en el pecho. Al despertar Zeus estuvo a punto de azotarla al ver vomitando sangre a Héctor. Hera le juró que no tenía nada que ver con las acciones de Poseidón y asi se liberó del castigo. Su obsesión por destruir Troya se explica por razón de que el Juicio de Paris favoreció a Afrodita, declarada dueña de la manzana de la discordia al ser considerada la más hermosa de las tres diosas que la disputaban. Ante esto las diosas perdedoras (Hera y Atenea) maldijeron al princípe y  su ciudad, siendo las principales instigadoras a que se cumpla el vaticinio de su destrucción, como encontramos en la Iliada (Canto IV): luego de la derrota de Paris en el duelo que sostuvo con Menelao, Zeus propone el fin de la guerra, decisión a la que Hera y Atenea se oponen rotundamente, logrando proseguir el destino ineluctable de la ciudad de las anchas calles: ser destruida por los aqueos.

Un comentario sobre “HERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s