ATENEA

Un mito pelasgo (pueblo que habitó Grecia desde épocas remotas) indica que Atenea nació a orillas del lago Tritonis, en Libia, donde fue criada por tres ninfas. Por accidente mató a su compañera de juegos llamada Palas y por eso antepuso ese nombre al propio. Aparece como la protectora de la ciudad de Atenas. La versión más conocida -incluida en la Teogonía- sobre su origen lo explica a partir del deseo de Zeus por Metis, una hermana de los Titanes. Cuando logró su cometido ella quedo embarazada y la Madre Tierra predijo que sería una niña y que si Metis volvía a concebir, sería un niño cuyo destino era derrocar a Zeus así como este había derrocado a Crono y este a su vez a Urano. Para evitarlo, Zeus se tragó a Metis, sintiendo luego fuertes dolores de cabeza. Hermes le pidió a Hefaistos que hiciera una abertura en el cráneo de Zeus y así salió Atenea, adulta y armada. Cuando el adivino Tiresias se atrevió a verla desnuda mientras ella se bañaba, la diosa le quitó el sentido de la vista. En la Iliada y la Odisea, aparece como la diosa que protege a los hombres hábiles en el discurso, como Odiseo, y a los poderosos reyes de las ciudades que protege como Agamenón (Micenas) y Diómedes (Argos). Su protección es hereditaria. En la Iliada, se hace mención a que Diómedes recibe la ayuda de ella por herencia de su padre Tideo que a pesar de su talla diminuta, siempre ganaba con ayuda de la diosa de ojos garzos. En la Odisea (Canto XXIV) es aún más notorio esto ya que la ayuda pasa por tres generaciones: Laertes (padre), Odiseo (hijo) y Telémaco (nieto) reciben la ayuda de Atenea. Al inicio de la Iliada (Canto I) evita la muerte de Agamenón a manos de Aquiles, si bien permite que este insulte al Atrida y le otorga al hijo de Peleo el vaticinio de la venganza por la injuria recibida. En la parte final de la Iliada (Canto XXII) ayuda a Aquiles a matar a Héctor, primero, mediante una transfiguración, haciéndole creer al héroe teucro que era su hermano Deífobo, animándolo a combartir con el temible Aquiles y luego, comenzado el duelo y una vez tiradas las lanzas por ambos héroes, devolviéndole a Aquiles su respectiva lanza, que con esa ventaja pudo vencer a Héctor a quien atravesó el cuello con la misma. También Atenea ayudó a Heracles en sus trabajos: en la Iliada se menciona que ella se arrepiente de haber cumplido esa orden de Zeus, ya que este se muestra poco agradecido con ella al permitir que los troyanos derroten a sus protegidos, los aqueos (Canto VIII).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: