“La muerte es sencillamente, no haber estado”

jose saramago

 

José Saramago recibiendo el Premio Nobel (1998)

El Premio Nobel portugués José Saramago (1922 – 2010) falleció hoy (18 de junio) en Tías, localidad de isla de Lanzarote (Canarias, España), aproximadamente a la 1: 43 p.m. Padecía leucemia crónica.

En 1947 publicó su primera novela, Tierra de pecado. Pese a las críticas estimulantes que entonces recibió, el autor decidió permanecer sin publicar más de veinte años porque, como él afirma ahora: “quizá no tenía nada que decir“. Sin embargo, a finales de los sesenta se presentó con dos libros de poemas: Os poemas possiveis y Provavelmente alegría.

Puede que la demorada publicación de sus textos sea el motivo por el que numerosos críticos lo consideran un “autor tardío”. Saramago es dueño de un mundo propio, minuciosamente creado, libro por libro, y su obra lleva muchos años situándolo en el primer plano literario de su país. Ya sus primeras publicaciones en prosa –Manual de pintura y caligrafía (1977) y Alzado del suelo (1980)- lo acreditan como un autor de indiscutible originalidad, por su controvertida visión de la historia y de la cultura.


No obstante, la celebridad y el reconocimiento a escala internacional le llegan con la aparición, en 1982, de su ya legendaria novela Memorial del convento, a la que siguió El año de la muerte de Ricardo Reis. En esta última, su precisa y sentimental indagación del universo de Fernando Pessoa -a través de uno de sus heterónimos- se convierte casi de inmediato en una obra “de culto” que cruza todas las fronteras. El trabajo narrativo de José Saramago goza desde entonces de una admiración sin límites, que cada nuevo título va confirmando: La balsa de piedra (1986), Historia del cerco de Lisboa (1989), El Evangelio según Jesucristo (1991), Casi un objeto (1994), Viaje a PortugalEnsayo sobre la ceguera (1996), Todos los nombres (1999), La caverna (2001), El hombre duplicado (2003), Ensayo sobre la lucidez (2004), Poesía completa (2005) y Las intermitencias de la muerte (2005).


La partida de este extraordinario escritor, autor de la novela Ensayo sobre la ceguera, enluta a las letras iberoamericanas. El año del reconocimiento mundial de este notable escritor se dio con el Premio Nobel obtenido en 1998. La concesión de este premio significó un acercamiento a las letras hispanas, que han obtenido 10 premios nobel, el último obtenido en 1990 por Octavio Paz.



Comments
2 Responses to ““La muerte es sencillamente, no haber estado””
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] La muerte es sencillamente, no haber estado (Arte de la palabra) […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: